EL CRÉDITO ES LA HIDROXICLOROQUINA PARA LAS EMPRESAS

By 12 julio, 2020Sin categoría

Mientras en el mes de Marzo el gobierno y su ministro de hacienda anunciaba a todo pulmón como una importante política de alivio paras las empresas una fuerte “dosis” de crédito de cerca de 14 Billones, sus críticos salían a cuestionarlo como suelen hacerlo, acusándolo de una alianza con la banca para enriquecerla. (creo que los bancos lo hacen de manera más inteligente) Pues bien, lo que no sabían los estrategas del gobierno y no entendieron sus críticos y los de la banca que desafortunadamente muy poco la conocen, es que ni a los Bancos les interesaba ni a las empresas les servía. Eso nos dicen las cifras más recientes.

Veamos:

1.

El primer factor que impidió tomar decisiones fue lo repentino de la pandemia. En el mes de Marzo prácticamente se paralizó el mundo y ese ejercicio era inédito. Las consecuencias del aislamiento primero, luego las del contagio y finalmente las inquietudes sobre el control de la enfermedad llevaron a un exceso de información y una preocupante dispersión en las proyecciones de los datos que ayudaran a entender el panorama. 

2. En este escenario, con más del 60% de las empresas con ingresos disminuidos y flujos de caja negativos en los tres meses siguientes no puede esperarse que la solución sea tomar una dosis de crédito: primero es ahorrar gastos y con ligeros dudas bajar empleados. Finalmente eso sí quedó claro con los índices abrumadores de desempleo. El crédito no cura una caída sostenida de ingresos. Este es el punto: se pierde un tiempo precioso y necesario para aliviar la crisis cuando al igual que un médico aplica la hidroxicloroquina al covid, que es útil a la malaria o al lupus. 

Y el crédito?

3. Los Bancos mientras tanto hicieron silencio y tomaron cautela con el encarte, por decirlo así, ¿a quien le prestan? Ellos sencillamente tampoco querían prestar puesto que un remesón mundial tan brutal los dejaba igualmente inmóviles o inútiles en los cálculos frente al riesgo. Quietos, todos quietos, todos aislados, con quebrantos financieros. A quien le prestaban? Los comités cerraron las llaves del crédito y sostuvieron la inercia mientras concedían aplazamientos en los pagos a los deudores por el tiempo del aislamiento obligatorio.

Para mirar las cifras al 22 de Abril el FNG había concedido un cupo para el pago de nóminas y trabajadores independientes de $10 billones de los cuales se había desembolsado $3,9 billones. Al mes de Junio esa suma es de $4,9 Billones sobre un cupo de $18,2 es decir el 27% solamente. Veamos:

Ahora bien para cerrar la idea, la dosis para capital de trabajo es del 54% y un 37% para proteger la nómina, mientras para independientes, microfinanzas y sectores afectados las dosis son muy pequeñas. Un punto importante es que desde el primer mes ya estaba colocado el 80% de lo actualmente desembolsado. Se puede inferir prácticamente que las empresas beneficiadas con el alivio son aquellas que hacen parte del 40% menos afectadas, que tenían claras sus perspectivas y que en cierto modo necesitaban capital de trabajo para expandir su operación como lo muestra el mayor uso del cupo por este concepto; con un 52%, mientras para proteger la nómina solamente han usado un 18%.

Y entonces, el crédito?

La banca sí tenía clara su política de bajas “dosis” de colocación desde el inicio de esta coyuntura. 

Veamos las cifras de desembolsos de créditos en lo corrido del año:

Sin más que decir la banca está parada en el 50% de los desembolsos de principios de año. ¿Qué podíamos esperar? Nada distinto. Débil la demanda y débil la oferta; así es. El crédito no es un alivio efectivo para los quebrantos financieros, sus dosis hay que manejarla con cautela pues luego los dolores de cabeza pueden ser peores y ni se diga de las efectos colaterales que llegarán cuando no haya cómo pagar o lleven a la empresa a iliquidez súbita y a la liquidación si la dosis fue excesiva.

¿Hay soluciones?

¿Que viene?… la vacuna?

 

Gabriel Suarez L

 

Márgenes SAS

Leave a Reply