Las tasas de interés bajas, la liquidez y una política de apoyo estatal son tres elementos que juntos son condición necesaria para apoyar un proceso de recuperación, pero no serán suficientes mientras la causa de la recesión que es de carácter sanitario no esté resuelta. No basta con abrir las puertas para irnos de compras cuando de manera sistemática estamos alertando a la población “quédese en casa”. Ingresos a gotas no es posible realmente por la intereacción del tejido empresarial. Hay un afán objetivo de activar negocios por parte del empresario y quizás el trabajador y un temor objetivo de irse de compras por parte del consumidor. y son la misma persona. 

Hay liquidez sin oferta de crédito no obstante la urgencia del gobierno de impulsar la economía. Nadie discute la necesidad de apoyo a las empresas por parte del Estado, plazos de gracia en la deuda, contratos de mutuo de largo plazo y además una línea de garantía del gobierno hasta por el 90% del riesgo. Sin embargo aquí hay una segunda restricción y es que hay un conflicto no declarado con la racionalidad bancaria que no obstante estar siendo presionada ahora por el Estado para que otorgue las líneas de crédito Covid-19, no puede con sus reglas, su apetito de rentabilidad y las reglas de riesgo Basilea. 

Cuando a la Banca se le requiere, como lo está gritando el mundo entero, para que cumpla una función social con el crédito, apoyando sectores empresariales afectados de manera grave o sectores vulnerables que es igual, y donde está la razón de ser del Estado; la banca se paraliza porque su negocio, su rentabilidad y estabilidad queda cuestionada. 

Siendo así la política del Estado queda obstruida. Este problema debe inquietarnos y preguntarnos sobre el papel del Estado frente al sector financiero y su capacidad de transmitir la política monetaria a las empresas y al empleo. 

La tercera gran restricción para que el Estado trasmitiese sus políticas a las empresas y a la población es que alrededor del 50% del empleo total es informal y por lo tanto no hace parte de los circuitos institucionales y las formalidades de la ley.(en EEUU y Europa estos índices son solo del 15%) 

Siendo así las líneas de crédito del FNG serían útiles parcialmente para empresas formales y sólo frente a claras condiciones de recuperación. Mientras tanto, seguiremos con un gobierno llamando de manera desesperada a las oficinas bancaria para que PRESTEN!! Y estos tratando de hacerlo a las empresas menos afectadas y que no haya duda de la devolución del prestamos así sea un riesgo del 10% (con intereses será del 25%). La preocupación de los Bancos no es cómo prestar en medio de la pandemia sino como va a administrar el montón de créditos que este segundo semestre entrarán en default. 

Ahora bien este mapa sobre alcance limitado del sector financiero para trasmitir las políticas del Estado al empleo y a la recuperación, tan bien representado en la crisis actual hasta ahora había sido resuelto con los criterios de racionalidad de la economía que podría calificar como “vulgar”. Veamos:

La máxima “A mayor riesgo mayor interés” sería la ecuación que protege la rentabilidad del Banco, El sector financiero y el gobierno en otro momento sí trazaron el mapa para prestar a sectores inciertos, informales, vulnerables y que necesitan el apoyo del Estado, como ahora la necesitan las empresas en general en Colombia. El ejercicio se hizo sobre el MICROCREDITO Y cómo lo hicieron? Elevando las tasas de interés más allá del techo legal. Alrededor de las pequeñas empresas se cultiva el microcrédito que para hacerlo útil con la regla “mayor riesgo mayor tasa” y como no era suficiente la tasa del doble del corriente que es el límite de la usura, pues se creó una nueva tasa legal por encima de la usura que no aplica cuando se trata de prestarle a los más pobres, es decir, a los emprendedores populares. De esta manera prestar hasta el 51,24% que es usura y se castiga penalmente en Colombia no lo es cuando se trata de microcrédito. Y el negocio logró ser rentable y de apetito para los Bancos, a costa de los ingresos de los pobres más organizados.

Sin embargo, en el caso actual, hoy en día, las condiciones materiales de la economía no permiten prestar a tasas elevadas. Hay que prestar barato y las condiciones de recesión lo exigen. Y entonces? vista de manera fragmentaría como lo es nuestra economía, la economía popular, donde está el grueso del empleo, exigía un carácter y un papel del Estado simular al que hoy estamos pregonando. Está visto entonces que el sector financiero no tiene la competencia para llegar a los sectores populares excepto y con limitaciones a elevadísimas tasas de interés.(1)

La máxima “a mayor riesgo, mayor tasa” no está hecha entonces para las economías vulnerables ni para los peores escenarios. 

La posición del gobierno al parecer entonces nos muestra, que la economía sí tiene el espacio y se le ofrece a todas las empresas hoy en día, para otorgar crédito barato, con riesgos evidentes y con apoyos del Estado. 

Los recursos para la salud de las políticas de emergencia económica tienen por cálculo salvar la vida de la población en general. Ahí se aplica un criterio ETICO “el máximo de gasto para el mínimo de fallecidos y así deberá ser siempre y el mismo argumento debe usar Estado para proteger el empleo y el trabajo. Las tasas mínimas, los plazos amplios y períodos de gracia son una de las claves para los sectores vulnerables con pandemia y sin pandemia. Máximo de gasto eficiente nunca será un propósito de la rentabilidad. 

Definitivamente el trabajo político por desarrollar se basa en la siguiente premisa: La creación de dinero no puede ser un atributo de la rentabilidad de los bancos. 

Se escucha aquí y allá que post-covid seremos mejores; pues bien este es uno de los lugares de desencuentro de nuestra sociedad hoy en día. 

(1) Los estudios del banco de las oportunidades generan buenas herramientas para fortalecer las economías vulnerables y muestra las limitaciones de rentabilidad de las economías populares para los apetitos de los Bancos.

 

Gabriel Suarez L. 

Gerente General

Leave a Reply